¿Qué son los préstamos rápidos?

Los préstamos rápidos consisten en préstamos de una pequeña cantidad de dinero (normalmente de 50 a 1000€) que se tramitan de una forma ágil, rápida, sin muchos papeleos e incluso sin salir de casa. Estos pueden ser la solución a pequeños aprietos financieros inesperados como gastos de última hora, un apuro económico, una factura que nos esperabas, un arreglo que ha salido más caro de lo previsto o un pago con el que no contabas.
 
La solicitud de este tipo de préstamos la puedes hacer desde donde quieras, tumbado en una toalla en la playa, en la oficina o desde el sofá de tu casa, tan solo necesitas un dispositivo con Internet.
 
En el formulario tendrás que completar tus datos personales (DNI/NIE, dirección, teléfono, email e IBAN) y no te llevará más de 2 minutos. Además, si tienes algún problema durante el proceso siempre puedes llamar a la compañía o chatear con un agente a través del chat de la web. Es importante que leas detenidamente los términos y condiciones del contrato de préstamo que está a punto de ser tuyo, ya que como la solicitud se realiza online aceptando estos términos estarás firmando el contrato y comprometiéndote con él.
 
Es muy probable que terminada la solicitud tengas que enviar algo de documentación a la compañía para que puedan comprobar tu identidad y que los datos que has incluido son correctos. Esta es una forma de evitar el fraude.

¿Qué son los préstamos rápidos?

Documentos que te pueden pedir durante la solicitud de tu préstamo

-¿DNI/NIE: este documento lo piden el 99% de las veces. Puedes enviar una fotografía escaneada o con tu móvil. Es importante que la envíes a color. Si por la razón que sea no tienes tu DNI/NIE, deberás enviar la denuncia de este y si cuentas con ella una fotocopia del DNI/NIE que has perdido o te han robado. En algunas compañías también pueden dar por válido el pasaporte pero no es lo normal y depende mucho de las circunstancias.
 
-Prueba de ingresos/nómina: pueden solicitar la propia nómina o alguna prueba de que recibes ingresos en tu cuenta bancaria. Te pueden pedir un extracto de la cuenta para ver los movimientos, las últimas nóminas o factura de algún pago que hagas a través de tu cuenta. Estos documentos además de probar que cuentas con algún tipo de cobros y que, por lo tanto podrás pagar tu préstamo después, también sirve como prueba de que la cuenta bancaria donde quieres recibir el dinero está a tu nombre y no al de otra persona. ◦ Si estás desempleado tendrás que presentar el documento del paro que lo justifique ◦ Si cobras una pensión tendrás que presentar también el documento que lo acredite ◦ Si eres autónomo quizás tengas que presentar un justificante ◦ Si recibes un dinero que no es ingresado en cuenta no habrá forma de justificarlo
 
-Justificante bancario: para verificar que tu número de cuenta corresponde con el que has incluido en la solicitud
  
Hay compañías que además colaboran con otras aplicaciones y herramientas profesionales seguras y totalmente confidenciales, como por ejemplo Instantor, que tan solo incluyendo el usuario y contraseña de tu banca online pueden acceder a toda esta información sin necesidad de que les envíes ningún documento. De esta forma, el proceso será mucho más rápido ya que el propio sistema analizará en menos de 1 minuto si reúnes los requisitos para darte el préstamo en base a los movimientos de tu cuenta, tus datos personales registrados en la cuenta y tus ingresos, entre otros.

Ventajas de usar un comparador de préstamos online

Antes de solicitar tu préstamo, lo normal es que visites las páginas web de diversas compañías, fijándote en los préstamos que ofrecen, los intereses, plazos, comisiones y demás información. Un comparador de préstamos te facilita todo este proceso de tal forma que solo incluyendo la cantidad que necesitas y el plazo de tiempo, te ofrece un listado de todos los préstamos que se adaptan a tus necesidades. En este listado estarán incluidos los préstamos de cada compañía, con sus costes, si aceptan Asnef, plazos y otra información relevante. Así, podrás hacer una comparativa de un simple vistazo y sin tener que estar visitando diferentes páginas web.
 
Para hacer la solicitud, simplemente pincha en la compañía que más te ha convencido y procede a completar el formulario.
 
Además, si la compañía aparece en el comparador te aseguras de que es una compañía legítima y no una falsa. Un comparador nunca te va a ofrecer compañías que no existan o que por alguna razón puedan ser fraudulentas.
 
Detrás de un comparador hay un equipo de personas que se encarga de analizar a cada prestamista por ti, con el fin de ahorrarte tiempo, darte seguridad y la mayor facilidad a la hora de solicitar tu préstamo online.

Ventajas de usar un comparador de préstamos online